Recorrida por la muestra de Virginia Patrone

La curación de un fantasma 

El primer cuadro que llama la atención se llama “Iris-Los atributos”, donde se ve a la protagonista de la historia. Es una muchacha, lleva un vestido azul con una alondra negra y enfrentada tiene una imagen en espejo espectral en la misma actitud con los brazos levantados. ¿Será su fantasma a quien hay que curar?

Atributos

patrone_1

Irispatrone_2

Ella está con su mismo vestido azul, también está presente su “fantasma” y nos presenta otra imagen femenina de más edad ¿su madre? Ambas mujeres están de pie, Iris con sus brazos caídos, en una pose de derrota, contrastan con el cuadro anterior. Su madre también tiene el mismo gesto pero mira hacia otro lado, tomando distancia de Iris. Hay frialdad en la escena, incluso algo de antagonismo o rivalidad. No podemos ver las caras por completo, parece que estamos viendo la escena de forma incompleta por una ventana, pero no es necesario ver más.

 Las noches

Esta obra se llama “Todas las noches es la misma noche”. Con esta escena nos queda más claro que la mujer de vestido blanco y negro debe ser la madre, le está leyendo un cuento con Iris apoyando su cabeza en su regazo. La distancia entre ellas en el cuadro anterior se acorta en este. ¿Qué le estará contando? ¿Quizás sea una historia de alguna princesa oriental convertida en tigre? El título sin embargo es ambiguo, demuestra cierta monotonía. ¿Viven solas? ¿Dónde está el padre?patrone_4 patrone_3

“Los que abren las puertas del infierno”

Ya el título es inquietante, Iris en el centro de la escena con su infaltable vestido, nos mira, parece pedirnos ayuda. Sus ojos rodeados de una sombra a modo de antifaz me provocan pena. A su izquierda la mamá, la observa. Y a su derecha una imagen masculina ¿su padre? Es interesante que ambos están de espaldas. Aunque tenemos el rostro de la madre, en cambio su padre está completamente de espaldas. Aquí es claro que hay una lucha. El conflicto es familiar y quizás el mayor problema es con su padre. Ella está agobiada, en el medio de ambos sin casi espacio, hay algo de claustrofóbico en el ambiente.

 

Sillón

“El sillón rojo” Ella desnuda y recostada en un sillón estilo francés. La observan dos figuras de pie, la masculina es el retrato de Luis Pombo de Laborde que tenemos el original en el mismo museo, y una figura femenina con guantes y tapaboca con una jeringa en sus manos. Parece que ella ha sido dormida a la fuerza, durmiendo bajo los efectos de esa inyección. En primer plano el fantasma de Iris nos mira, quiere que sepamos lo que Iris tuvo que vivir.

 

 “Iris y la niña búho”

patrone_55

patrone_6

 

Iris parece mayor, sigue en su vestido, pero esta vez la alondra mira hacia la derecha, ¿estaremos mirando la escena desde el reflejo de un espejo? Hay otra niña menor, tienen rasgos similares ¿su hermana? Tiene un gato en la cabeza. Es la niña búho, quizás porque le gusten los animales. Atrás volvemos a ver el sillón. Y a la izquierda el fantasma desnudo.

Continuando con la exposición aparecen dos cuadros de igual tamaño:

 

El primero se llama “Iris”, y el segundo “Lumen”.

Lumen de camisa blanca y tiradores, nos recuerda

la figura masculina de un cuadro anterior. Es su

padre. Hay una complementación en ambos

cuadros.  La autora juega con la simetría de ambas

figuras sentadas en el jardín.

Iris ya es mayor, tiene la misma postura que su

padre, se sientan igual. Lumen es sombrío, el color

de su piel inquieta, hay algo de muerte.

El jardín si bien con flores. Por los tonos fríos también denota tristeza.

patrone_9

Ahora tenemos “El instrumento propicio”, cuadro que revela muchas preguntas que teníamos.

Iris empuña un revolver, su vestido presenta una mancha negra donde habitualmente estaba la alondra, ¿se fue la inocencia? El alma se siente igual de negra. El cuadro abunda en rojos, es clara la alusión a la sangre. ¿Es el fantasma que se ríe bajo un cuerpo de toro o es la madre que ahora representa lo que el vestido representaba antes? ¿La madre está contenta de lo que hizo Iris? ¿Incluso la ayuda? ¿Y qué es lo que hizo? ¿Mató al padre?

El instrumento es el propicio, el que necesitaba para salir de esa situación, la tragedia se suscitó en esa familia.

Ahora vemos en un rincón de la sala un espacio casi escondido. Solo dice “la película”, parece que vamos a pasar a un ambiente más cerrado, más íntimo. Quizás sean respondidas todas nuestras preguntas. Estamos en una sala de cine pero sin butacas, al fondo solo hay una proyección que ya comenzó. Estamos en la casa de Iris más que en un cine. La filmación atrapa, ahora si comprendemos la violencia del padre hacia su mujer. Un caracol se mueve lentamente. Es “cine mudo”, no hacen falta palabras. Iris mata de cuatro tiros de bala a su padre. Son escenas fuertes, casi asfixiantes. Creo que ningún espectador puede pasar desapercibido. Vemos el filme hasta que se repiten las imágenes que ya vimos, todo continua, una y otra vez la misma historia recurrente. No hay principio ni final.

Al salir nos enfrentamos con toda una pared pintada. Es un cómic a modo de grafiti callejero.

patrone_10

A simple vista agradecemos el color, bajamos un poco la guardia de todas las escenas fuertes de “la película” pero una mirada más atenta nos dice que el dolor continúa.
Las imágenes hablan por sí mismas.

patrone_14 patrone_13 patrone_12

 

 

patrone_11

Al salir queda algo de la angustia de esas vidas. No se disipan todas las dudas y hace que queramos saber más.
Iris Cabezudo era una joven brillante estudiante de magisterio, el 13 de diciembre de 1935 mata a su padre de cuatro balazos. La noticia sacuda a la ciudad: “yo lo maté-es mi padre” son sus palabras.
La madre maestra, es padre agrónomo. Son naturistas y la madre obliga a matar las alimañas del jardín a Iris. Sufren con los continuos ataques de violencia de Lumen. Pero la madre no puede solucionar el problema y deja en manos de Iris la resolución del mismo cual caracol que hay que matar en el jardín. Y ella cumple la misión.
Si bien es sobreseída del cargo de asesinato, el crimen sin castigo deja huellas. Nunca se recupera. La sociedad la estigmatiza. Termina en la calle como una indigente durmiendo en los escalones de la Biblioteca Nacional.